Tal y como está el mercado laboral hoy en día, tener un hijo cada vez es más complicado. Por este motivo, son muchas las madres que retrasan la edad a la que pueden tenerlo. Por fortuna para ellas, a día de hoy existen tratamientos que ayudan a quedarse embaraza a los 40 años, por lo que, tener una edad avanzada, cada vez es menos problema gracias a la preservación fertilidad

Una de las mejores soluciones al problema de la edad, es la congelación de óvulos. Con la congelación de óvulos, podremos preservar la fertilidad durante muchos más años. Es un hecho que, a partir de los 35 años, la fertilidad femenina empieza a descender poco a poco, siguiendo una curva más pronunciada una vez superados los 38 años.

La congelación de óvulos es, como su propio nombre indica, congelar de forma ultra rápida los óvulos que se han obtenido a través de una punción ovárica. Estos óvulos congelados, se pueden utilizar de forma posterior, incluso aunque hayan pasado varios años después de dicha punción, conservando entre otras cosas, su fertilidad.

Así mismo, si no hemos congelado nuestros óvulos cuando estos eran más fértiles, otra de las posibilidades existentes, es recurrir a la ovodonación. Si no quieres recurrir a una donación de óvulos, también es importante el conocer los hábitos que se pueden llevar para poder quedarse embaraza a los 40 años. Estos hábitos, además, suelen ser bastante económicos y son una alternativa perfecta a las técnicas de reproducción asistida.

Hábitos recomendados para poder quedarse embarazada a los 40 años

Para empezar, lo más recomendable, es llevar un estilo de vida sano y equilibrado. Gozar de un buen estilo de vida, no solo nos permitirá vivir mejor, si no que, en el caso de la mujer, alimentarse de la forma correcta, la puede ayudar a concebir el embarazo llegados a los 40 años. Mantenerse en forma, comer de forma saludable, llevar una vida activa y alejarse del estrés, son algunos de los mandamientos de este estilo de vida sano.

Por otro lado, es necesario llevar a cabo controles médicos que nos den toda la información posible acerca de nuestro estado de salud y así poder averiguar si tenemos alguna alteración hormonal que pueda inferir en el embarazo. Conocer el estado de fertilidad es importante, de cara a saber como vamos a poder llegar a los 40 y de esta forma, saber si es necesario llevar a cabo algún tipo de tratamiento o no. Todo esto lo podemos consultar con el ginecólogo, por ejemplo, a la hora de tomar alguna clase de complemento.

Por último, se trata de evitar todas aquellas sustancias que puedan alterar el flujo sanguíneo de manera negativa, como el alcohol y el tabaco. Así mismo, si llevas varios meses tratando de quedarte embarazada y no es posible, es necesario analizar el estado de fertilidad de tu pareja, puesto que puede que el problema no sea tuyo.

Via | cosasdesalud